Saque el máximo provecho de su tiempo

La administración del tiempo no debe ser sólo un método por medio del cual hace más cosas, sino un medio para establecer las prioridades de Dios en su vida... Leer más

El tiempo es un tesoro, es un don de Dios para darnos placer y satisfacción y también es limitado en esta tierra, lo cual nos obliga a enfocarnos en las prioridades correctas. El tiempo es un regalo de mucho valor del cual Dios nos responsabilizará a cada uno en particular. (Romanos 14:12)

La buena administración del tiempo no es marchar al ritmo de algún régimen riguroso o estricto que lleva al camino de la productividad. Más bien, es hallar la libertad de ser todo aquello para lo cual Dios nos creó, equilibrando la vida y actuando como un mayordomo sabio del tiempo. Tampoco es menos importante que la administración de los otros dones que Dios nos ha dado.

Por lo tanto, no hacer buen uso del tiempo trae consecuencias negativas, por ejemplo falta de calidad en las relaciones interpersonales, falta de satisfacción en su trabajo, salud física deteriorada, inestabilidad emocional, falta de gozo y optimismo, baja auto-estima, entre muchas otras.

¿Hace usted un buen uso de su tiempo? En realidad, usted no puede administrarlo; tampoco puede detenerlo o apresurarlo, pero ¡sí puede aprender a sacar el mejor provecho de él! Su responsabilidad en cuanto al tiempo es escuchar al Espíritu de Dios y vivir acorde con los propósitos de Él para su vida.

Dios nos anima a “aprovechar bien el tiempo”, sugiriendo así que puede usarse de manera disciplinada y productiva. Así que para evitar esas y otras malas consecuencias, podemos aprender y poner en práctica varias cosas para ser más productivos, para empezar,

  • Visualice las prioridades de Dios para su vida. (Romanos 12:2)
  • Ore por el uso de su tiempo (Colosenses 1:9)
  • Ponga por escrito su propósito en la vida (Josué 24:15).
  • Planifique sus metas (Proverbios 21:29). Metas de 6 meses a un año que sean razonables y alcanzables (realistas), medibles y específicas y que refuercen su propósito en la vida.
  • Jerarquice los pasos a seguir para lograr sus metas (Proverbios 13:4). Haga de sus metas un tema diario de oración.
  • No atienda a quienes le roban el tiempo (Hebreos 12:1).
  • Practique cómo discernir entre las peticiones que usted debe atender y aceptar y las que no. (Proverbios 14:15)
  • Presente un “no” cortés y apropiado cuando sea necesario. (Gálatas 1:10)

La administración del tiempo no debe ser sólo un método por medio del cual hace más cosas, sino un medio para establecer las prioridades de Dios en su vida. Es saber cómo erradicar aquellas cosas que Dios quiere eliminar de su vida para disponer del tiempo necesario para hacer su voluntad. Más importante aún, significa vivir en comunión íntima con el Señor para que él le ayude a decidir sabiamente entre lo que es bueno y lo que es mejor.

Efesios 5:15-17 (NTV)
“Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan”.

 

0 responses on "Saque el máximo provecho de su tiempo"

Deja un mensaje

Diseñado por Agencia Zero